Sólo de los dioses…


La producción tabasqueña de cacao y chocolate viene desde los albores de las civilizaciones prehispánicas como la de los Olmecas. La semilla del cacao ha dado origen a bebidas suntuarias y ceremoniales, y ha sido un complemento importante en la dieta del campesino tabasqueño, que utiliza el caco mezclado con maíz en el pozol, una bebida refrescante que se consume a medio día cuando el calor es más intenso en el trópico. Durante la Colonia, y por motivos comerciales, España prohibió el cultivo del cacao en Tabasco pero se recuperó después de la independencia.

Mete tu cuchara

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de los gastronautas. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.