Rico sustituto de la caguama


En Sonora y Sinaloa se acostumbraba la caguama estofada en su jugo con aceitunas, verduras y otros ingredientes; hoy, ese comercio gastronómico es ilegal.

Se comía en tacos y los había de sangre, sapidísima moronga, o de hígado, de pecho o maciza, y los mejores, los de aleta, el exquisito cartílago que hay que buscar y entresacar del guiso completo.

Se acompañan con una taza del “jugo”, o sea el caldillo.

Como el control ecológico es cada vez más estricto, para no frustrar a los aficionados ahora se ha divulgado un sustituto de la caguama que bautizaron como caguamanta, o sea mantarraya cocinada de idéntica manera a la tortuga de mar y a la cual también se le puede añadir  camarones.

Mete tu cuchara

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de los gastronautas. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.