Típico almuerzo norteño


Es otro platillo consagrado.

Cabe mencionar sus orígenes prehispánicos.

Las manadas de bisontes o cíbolos llegaban a pastar hasta tierras hoy mexicanas, aunque en menor cantidad que hacia el norte.

Esa era la caza más codiciada, además de venados y berrendos, y como la abundante carne de una pieza obtenida rebasaba las necesidades momentáneas de las tribus seminómadas, la restante era secada al sol para su posterior consumo.

Entonces surge el tasajo o machaca o machacado, llamado así porque se golpeaba la carne con una piedra para adelgazarla y así deshidratarla mejor.

Un inigualable desayuno norteño

Mete tu cuchara

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de los gastronautas. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.