Escenarios para gastronautas


Recomendamos estos deliciosos paseos gastronaúticos

Mercado 20 de noviembre

Toma su nombre de la calle donde se encuentra, y es quizás el más conocido de la ciudad de Oaxaca, capital del estado. Un mercado bastante bien organizado, ya que cuenta con diferentes áreas dependiendo el producto que se busque. Por un lado están las artesanías, donde también es posible comprar textiles muy coloridos y tradicionales. En otra parte están las carnes y las longanizas, las que se pueden obtener ya asadas, y si quieres algo para acompañarlas sólo basta que te acerques a algunas de las mujeres que en el mismo mercado venden nopales, guacamole, salsas y tortillas.

En otra de sus zonas se encuentran las fondas, que son un claro ejemplo de la sazón del lugar, pues en su mayoría se trata de negocios de gran tradición donde cocina la cabeza de la familia, y los demás miembros son los que atienden. Ahí puedes comer mole, chiles rellenos, tlayudas y enchiladas, entre otros muchos platillos típicos.

Para terminar, el postre lo puedes buscar en otro punto cercano, donde se expende el chocolate. Ahí mismo es interesante ver cómo algunas personas llevan sus granos de cacao, con azúcar y canela para que se los muelan; luego les entregan una mezcla caliente que deben separar para crear sus propias tablillas.

Mercado Benito Juárez

Es el lugar ideal para conseguir cerámica, textiles, huipiles, vestidos bordados, sarapes, cestos, sombreros, calzado y muchos otros artículos que se producen en la región. En este mercado también hay puestos de comida, pero lo mejor que se puede conseguir ahí son las aguas y los helados.

Aguas frescas de horchata y de fruta de temporada caen de maravilla en las tardes de calor o después de recorrer los atractivos turísticos de la ciudad. Hay helados de leche quemada, de mezcal, de elote, de tuna y muchos otros sabores deliciosos.

Central de Abastos

Se dice que fue creada para dar cabida a la gran cantidad de vendedores que solían ponerse por las calles de la ciudad, así que está un poco retirada del centro. La Central de Abastos la encuentras en Periférico Sur y es muy divertido visitarla los fines de semana.

Dado su tamaño y que es aquí donde se surten muchos de los pequeños vendedores, es posible conseguir de todo y a mejor precio que en otros lados. Metates, trajes típicos, cestos, mezcal, chocolate, juguetes tradicionales, huaraches, molcajetes, comales, bolsas y cinturones, son sólo algunos de los artículos que se ofertan ahí.

Si bien este mercado hoy en día también tiene productos que no son típicos, aún es posible ver a las mujeres sentadas en el piso tejiendo en telar; tan sólo por eso y sus fondas, vale la pena darse una vuelta hasta allá.

Mercado de artesanías

Se ubica en el Centro Histórico, en la calle de Zaragoza, y aunque es pequeño, cuenta con una buena muestra de arte popular y artesanías de la región. Ahí puedes conseguir rebozos, trajes típicos, alebrijes y barro negro, entre otras cosas. Su atractivo está en que son los mismos artículos que se venden en muchas tiendas de decoración, pero a menor precio.

Mercado del Carmen

Este es el nombre popular por el que es conocido el Mercado Sánchez Pascuas que, aunque pequeño, es importante porque se trata de un típico mercado de Oaxaca, donde se pueden probar las deliciosas quesadillas de flor de calabaza y los tamales de chepil o de mole. Flores y frutas también se pueden encontrar en sus puestos. Está en la calle Porfirio Díaz. Por cierto, su mote popular se debe a que está muy cerca de la iglesia donde se venera a la Virgen del Carmen.

 

(con información de México Produce)

Mete tu cuchara

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de los gastronautas. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.