Para brincar de gusto


Los chapulines son característicos de Oaxaca, aunque también los comen en otros estados cercanos.

Los chapulines más finos -y más pequeños- son los que crecen en los sembradíos de alfalfa, en tanto que los de milpa (de maíz) son un poco más grandes.

Se atrapan entre dos personas que sostienen una tela como sábana que hace las veces de red, o con una red casera parecida a las que usan los coleccionistas para atrapar mariposas.

Primero los dejan algunos días vivos para “purgarlos”, luego se hierven en agua con ajo y limón y así los venden en el mercado.

El comprador los fríe en su casa, con más ajo, hasta dorarse.

Se comen en una tortilla con salsa de chiles secos, o solos como botana acompañando al mezcal.

La temporada es durante las lluvias.

Mete tu cuchara

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de los gastronautas. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.