Elixir de los conventos


Es una bebida dulce que se acostumbra tomar después de una comida. Se prepara con yemas de huevo, vainilla, canela, almendra molida, leche, azúcar y licor. Es de color amarillo y consistencia espesa.

También es empleada en repostería, en la preparación de pasteles, galletas, gelatinas, helados, nieve raspada y paletas.

El rompope solamente se fabricaba en los conventos. Su creación se atribuye a las monjas agustinas y a las monjas clarisas, estas últimas decidieron comercializarlo y obtener u buen sustento para su congregación. Según otras fuentes, el rompope fue creado en el convento de Santa Clara en el siglo 17.

Desde la época virreinal la receta original se resguarda tras los muros de los conventos de Puebla variados ingredientes que sazonaron, perfumaron y recibieron color de las flores, para formar uno de los más ricos mestizajes en México. A pesar de que si hay una receta para hacer rompope, se supone que hay un ingrediente de la fórmula original que todavía se desconoce.

Mete tu cuchara

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de los gastronautas. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.